8 de 9 Artículos

Vasijas Especiales Muestran Continuidad Judía en Israel Después de la Destrucción Romana

Una nueva investigación ofrece ideas sobre cómo la vida judía continuó en la Tierra de Israel después de la destrucción del Templo y Jerusalén a manos de los romanos.

El uso de vasijas de piedras de tiza, muy común entre la población judía durante el Segundo Período del Templo, no se detuvo con la destrucción de la ciudad en el siglo II d.C. como se pensaba anteriormente. Más bien continuó en Galilea, el nuevo centro de la vida judía, durante al menos otros dos siglos.

La interpretación más aceptada sobre la razón por la cual los recipientes de piedra calcárea eran frecuentes durante el Segundo Período del Templo está relacionada con las leyes de pureza judía. Según estas leyes, los recipientes de piedra no recibían impurezas, mientras que los vasos de arcilla eran extremadamente susceptibles a ella y muy difíciles de purificar.

Tzipori ya era un importante centro judío en el siglo I d.C., y esa importancia sólo creció: el gran rabino Yehuda Hanasi movió el Sanedrín allí en la segunda mitad del siglo II, y el Mishna, el texto fundacional del judaísmo rabínico, fue compilado en la ciudad. (JPost / Noticias VPI)

Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué. —1 Corintios 11:2