1 de 9 Artículos

La Soledad Puede Ser Curativa

"Mas para vosotros que teméis mi nombre, se levantará el sol de justicia con la salud en sus alas; y saldréis y saltaréis como terneros del establo." Mal. 4:2

El novelista internacional Jack Engelhard tiene esto que decir sobre la soledad forzada que decenas de miles de personas en todo el mundo están experimentando en este momento, como víctimas o posibles víctimas del coronavirus. "Tal vez una pausa en la forma en que vivimos no es algo tan malo, sin incluir a los enfermos, por supuesto. Tal vez no sea una mala idea - el considerar mantenernos en casa y alejados de otras personas, debido al virus de China - al menos por un tiempo. La NBA (pro-baloncesto) ha cancelado toda su temporada. Trump suspendió los viajes desde Europa. Las escuelas, estadios, calles, teatros, negocios, metro, bailes, fiestas, todo eso y más, están cancelados, vacíos o están casi vacíos, cumpliendo con el sentido común y las advertencias de los funcionarios, basándose en el consejo de los médicos. Positivamente ciencia ficción. ¿Richard Matheson ("Soy Leyenda") escribió esto? ¿Stephen King? ¿Ray Bradbury? Este es un mundo zombi - no toques, no huelas, no sientas, no mires, no interactúes con extraños, amigos e incluso con miembros de tu propia familia. Camina solo. Conduce solo. Lávete las manos. Aléjate del metro. Aléjate de las multitudes. Así que tal vez, ya que esto incluye a todo el mundo, en todas partes, no habrá los habituales disturbios de Hamas a lo largo de la frontera de Gaza, gracias a la moratoria, y las pandillas en Brooklyn que aterrorizan a los judíos e incluso su propio pueblo se mantendrán fuera de las calles ya que son valientes sólo cuando son parte de un turba, pero nunca cuando caminan solos. Los hooligans que pisotean las calles desde Berkeley a París, a Bruselas, a Teherán también pueden hacer caso a la prohibición por su propia seguridad. Esos podrían ser algunos de los beneficios cuando un mundo entero se encierra. Entre los campeones de la soledad voluntaria, dos vienen inmediatamente a la mente, J.D. Salinger y Michel de Montaigne. Lo hicieron bien manteniéndose aislados. A Salinger no le gustaba estar cerca de la gente. Sólo que alguien lo tocara, incluso lo reconoció, lo volvió loco. Todo lo que hizo, en su habitación, fue escribir una gran novela... él solo. No había un público animándolo o mofándose de él desde las gradas. Tal vez, de vez en cuando, está bien sentarse y seguir a nada más que tu imaginación, o leer un libro, en lugar de recurrir a Twitter para la cacofonía. Solo, en silencio, podrías encontrarte siendo el repositorio de todo el mundo. Eres el ejemplo de todos los demás. El Talmud cree que sí. Montaigne (1533-1592) también lo creyó, quien escribió un ensayo "Sobre la soledad," sus muchas recompensas, y fue, de hecho, el padre del Ensayo. El rey David, mucho antes nos dio el Ensayo poético, los Salmos – nunca se podrán comparar, o incluso asimilarse. La inspiración y el éxtasis de David llegaron cuando era joven y estaba solo en el campo como pastor. Para aquellos de nosotros que necesitamos nuestro pan diario de la Torá, pero que no debemos salir ahora, la computadora llegó justo a tiempo. Con este brote, ¿es esta la forma del cielo de decirnos que bajemos el volumen? Se ha vuelto muy bullicioso. ¿Tal vez nos digan que es hora de hacer una pausa, retirarnos, pensar en lo que estamos haciendo, a dónde vamos y cuál es la prisa? Como decían el Rabí y mi padre... nada es casualidad... nada es aleatorio. Hay una razón para todo. (Noticias VPI)

"Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación." Isa. 26:20