3 de 9 Artículos

Rivlin Asimila la Propagación Del Antisemitismo al Coronavirus

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, habló en la noche del lunes 20 de abril 2020 en la ceremonia de apertura del Día de la Memoria del Holocausto. El mensaje se grabó de antemano sin invitados debido a las instrucciones del Ministerio de Salud con respecto al coronavirus. Rivlin dijo en su discurso: "Hermanos y hermanas, sobrevivientes del Holocausto, segunda y tercera generación, familias, mis conciudadanos israelíes, en las últimas semanas, parece como si el mundo se hubiera detenido, muerto. La lucha contra la pandemia del coronavirus está fijando la agenda de nuestras vidas en este momento, de una emisión de noticias a otra, de un conjunto de instrucciones a la siguiente. Así que, desafortunadamente, no nos reuniremos esta noche, como todos los años, en la Plaza del Gueto de Varsovia en Yad Vashem. Pero no debemos permitir que las amenazas del presente sombreen la memoria del pasado. ¡Hay que conmemorarlo! ¡Nosotros lo conmemoraremos! ¡Seguiremos conmemorándolo! Por nuestro propio bien, y para las generaciones futuras. Las amenazas del presente no desdibujan el significado de este día sagrado. Han pasado exactamente 75 años desde que se abrieron las puertas del infierno. En la primavera de 1945, unos meses después de que los hornos de Auschwitz se extinguieran, el sol brillaba sobre Bergen-Belsen y los otros campos. Para los seis millones de nuestros hermanos y hermanas, era demasiado tarde. Cuando los libertadores entraron en los campamentos, se pusieron delante del infierno sobre la tierra. Cuerpos esparcidos, y los cadáveres caminando entre ellos. Eran los "Muselmannes", los muertos vivientes, hambrientos, secos de sed, exhaustos y enfermos. Sus familias habían sido asesinadas e incineradas, masacradas o estaban desaparecidas. Lo habían perdido todo, incluso la capacidad de llorar.

"Mis compañeros israelíes, fue el espíritu humano el que triunfó sobre el Holocausto. La bestia nazi conquistó cuerpos, pero no espíritus. En los caminos de las lágrimas, en los valles del infierno, en un mundo carente de solidaridad, cuando la muerte estaba entre ellos todos los días, nuestros hermanos y hermanas ponen sus vidas en riesgo para salvar a los más débiles entre ellos. Ni un solo judío que fue rescatado de ese infierno lo hizo sin la ayuda de otro judío, otro ser humano. Los judíos perseguidos, que no tenían nada, mostraron valentía, ingenio y humanidad y salvaron vidas. Demostraron que, incluso en las profundidades, uno puede y debe elegir ser humano, tener el valor judío más fundamental de la vida, de la responsabilidad mutua. La actual pandemia, que no hace distinción entre los pueblos, sólo agudiza nuestro compromiso compartido con la solidaridad humana, la responsabilidad mutua y una lucha inquebrantable contra el antisemitismo y el odio que también se propagan, como un virus, entre las personas. Hermanos y hermanas, sobrevivientes del Holocausto, héroes de nuestra independencia. Los recuerdos viven más tiempo que los que los recuerdan. Prometemos pasar la antorcha de la memoria, con usted y en su nombre." (Noticias VPI)

"Y sabréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy el Señor vuestro Dios y no hay otro; nunca jamás será avergonzado mi pueblo." Joel 2:27