5 de 10 Artículos

Convirtiendo los Desechos del Aceite de Oliva en Energía Limpia:

Los olivos han crecido en Israel durante miles de años. Hoy en día, más de 81.000 acres de olivares en Israel producen entre 15.000 y 16.000 toneladas de aceite de oliva extra virgen cada año. La extracción del aceite de oliva generalmente deja alrededor del 40% de la cosecha de aceitunas como desperdicio, creando unas 80.000 toneladas de orujo de oliva en Judea y Samaria y Gaza cada año. Si bien el uso de las sobras del aceite de oliva se está convirtiendo en una tendencia en los cosméticos y productos para la salud, un trío de graduados en la Franja de Gaza está comercializando un producto energético innovador, que trae energía sostenible y asequible a la región. Tamer Abo Motlaq, de 26 años, Usama Qudaih, de 24 años, y Khaled Abo Motlaq, de 24 años, fundaron recientemente el Proyecto Olive Jift, una empresa que transforma "jift", un subproducto del prensado de aceite de oliva, en gránulos de combustible para uso doméstico e industrial. "Los gránulos de jift no solo ayudan a dispersar estos desechos, sino que también evitan la tala excesiva de árboles cítricos para leña. Y los gránulos también son más eficientes," dijo Tamer.  "La leña normal tarda cuatro a cinco horas en quemarse, mientras que un bloque de jift se quema en siete a 10 horas," dijo. "Los gránulos también son baratos, ya que a la compañía le cuesta como $150 por tonelada fabricarlos, lo que se traduce en aproximadamente la mitad del precio local de un kilogramo de leña." Los gránulos ya están teniendo éxito. Después de haberlos comercializado en puntos de venta locales y en las redes sociales, la demanda de gránulos de jift de oliva ya ha excedido la oferta. "Nos sorprendió que a pesar de nuestra tasa de producción de 1.000 kg por hora, a menudo se nos acaba el jift," dijo Tamer.  La compañía espera duplicar su capacidad de producción, mano de obra y personal de ingeniería el próximo año. (Noticias VPI)